Skip to content

La Soberbia: Enfermedad de Siempre

11/23/2010

Soberbia

“Dios resiste a los soberbios, pero a los humildes da la gracia” (Sant. 4,6)

Esta semana, vi un comentario acerca del orgullo y recorde en el libro de Isaias 14:13,14 el texto sobre los motivos de Satan. Este fue el principal pecado de Lucero o Luzbella. Bien, encontre ademas este articulo del Senor Joaquin Rocha y veo conveniente compartirlo con ustedes pues concuerda con lo que querria escribir. Aqui pues algunos apartes.

“De los pecados capitales, quizás sea el que mayor carga autodestructiva posee. Ser soberbio hoy, no pasa sólo por una conducta de menosprecio hacia lo que el otro es, sino que también es una respuesta a lo que una sociedad consumista demanda.

“La soberbia es una psicopatología individual y cultural. Detrás de este tipo de personalidades asoma una depresión que sólo el dique de contención de las conductas soberbias permite tener latente, pero siempre asechando. Es un mecanismo de defensa, que permite a los neuróticos enfrentarse al mundo armándose de una máscara que los lleven a conseguir logros. Estos, en última instancia, no son los que pertenecen a un proyecto personal, sino que devienen de una exigencia externa.”
“El soberbio tiende a ser seductor y manipulador, con el objetivo de ser siempre protagonista. Su propio ego, contracara de su baja autoestima, lo lleva a ser egoísta, arrogante, vanidoso y cínico. Busca constantemente ser admirado. Carece de la empatía necesaria para crear vínculos sinceros con los otros, ya que cada relación estará impregnada de un interés deshonesto: buscar ser admirado. Sienten que jamás se equivocan, que son infalibles y prefectos. Está anestesiado para compartir el dolor y el sufrimiento de otras personas.”
“A veces sufren sentimientos paranoicos, se sienten perseguidos. Esto da paso a la confabulación y a conspiraciones para inculpar a otros de acciones que le son propias, o lo que es peor: promueve grupos de cómplices contra aquel que cuestiona sus ideas o criterios. La soberbia camina de la mano del narcisismo.

A veces, las conductas soberbias, aparecen desdibujadas tras una aceptación social. Se presentan en un ser altanero, que trata a los demás en modo imperativo, con tono desvalorizante, creyéndose el dueño de la verdad. Un ser omnipotente, confiando demasiado en sí mismo, creyendo que nadie puede hacer las cosas como él las haría o que se puedan realizar más allá de sus propias posibilidades. Se vanagloria de las ventajas que tiene sobre otro, o se jacta de las obras realizadas. Por último, se mantiene adherido al propio juicio, no obstante el conocimiento de la verdad o mayor probabilidad de las observaciones de los que no piensan igual.” “Todo esto forma sólo una parte del grupo de conductas negativas que derivan de la soberbia.”
“Adoptar una mirada reflexiva nos llevaría a descubrir que detrás de este tipo de personalidad se esconde el temor a asumirse tal cual es. Es el miedo el que habla detrás de cada acto de soberbia.” “El miedo a no ser aceptado, considerado, respetado o amado.
Al soberbio le queda una salida: optar por un profundo examen de conciencia o elegir el camino de una buena psicoterapia. Lo difícil es que acepte su patología, simplemente porque esta seguro de que, todo lo que emana de él, es bueno.”

Gracias por sus comentarios.


About these ads
No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: