Skip to content

Comentario

06/07/2010

Corrupcion

Este senor dice cosas tan certeras que pareciera no ser uno de los hijos de quien tambien fuera cooparticipe de la historia de gobiernos de esta nacion, en especial me gusta como describe al rampante fenotipo del individuo colombiano que campea por este pais del ‘sangrado corazon de Jesus’.

CARLOS LLERAS DE LA FUENTE

“No suelo ver televisión colombiana pues es la mayor muestra del subdesarrollo decadente e inculto que podemos exhibir ante el mundo ni, por ende, debates entre personas que conozco bien (lo que hace inútil que traten de convencerme de que parecen mejores de lo que son), ni tampoco noticieros llenos de publicidad ordinaria en dosis mastodónticas.”

“Pensaba en esto al oír las grabaciones que un querido amigo me ha hecho de programas de la Radio Televisión Belga, que en el campo de la música son especialmente ilustrativos y magníficos: una mezcla de cultura y telenovela refinada. De ellos he escuchado vía computador dos de dos horas cada uno, el primero sobre Félix y Fanny Mendelssohn y el otro sobre la última visita de Haydn a Londres. ”

“¿Por qué no podemos hacer aquí nada realmente culto y fino, que no sea el vallenato? Pienso que por la misma razón que Evo Morales es un payaso grotesco y Chávez un patán con ínfulas de libertador.

“Pese a lo anterior, porque a mí esposa le dio por oír el segundo debate de los candidatos y, de ñapa, los comentarios de Bayly que es una víbora inteligente, me aguanté por más dos horas otro de esos aburridores y absurdos eventos con los cuales se pretende que los candidatos digan en breve lapso cosas inteligentísimas y prometan acciones que en sana lógica no podrán llevar a cabo.

Recuerdo con cierto horror las épocas en que incurrí en el pecado de la política con buena fortuna las dos primeras veces y pésima en l”a última. En 1997 cometí el error de caer en el carrusel de los debates controlados por un indecoroso semáforo que daba algo así como tres minutos para proponer programas que resolverían los endémicos y gravísimos problemas de Colombia.”

“En aquel entonces caí en un error en el cual han caído ahora varios candidatos (“la experiencia ajena no sirve”, decía Voltaire): prepararme durante casi dos años para hacer una buena presidencia, urgente labor cuyos resultados aparecen en el libro que la Fundación Presencia publicó y que contiene las conclusiones de dos o más centenas de horas durante las cuales más de 130 académicos me acompañaron a estudiar los más serios problemas del país, pero en este país de analfabetas estudiados o no, eso no gusta porque creen ellos -como el bobo del arequipe- que de eso tan bueno no dan tanto. De hecho acabé retirándome a comienzos de 1998 y promoviendo la alianza con Mockus y Noemí, que se selló en mi casa y que tuvo un asombroso éxito con 2.600.000 votos.

“Pues bien, mi creencia es la de que quienes están mejor preparados son los que casi están por desaparecer de las encuestas: el mejor candidato, conocedor serio y responsable, es Rafael Pardo; lo dije desde hace años cuando impulsé su candidatura desde El Espectador y sigo convencido de ello. Lamentablemente tiene que cargar con algo de la escoria del liberalismo, que no es poca. Lo siguen Vargas y Petro, inteligentes y preparados ambos pero respecto de quienes tengo reparos de diversa índole.

“¿Quién queda en la cumbre? Noemí que ya no es la persona de quien fui jefe de debate en 1998 y que encabeza, ya no un movimiento limpio como en el pasado, sino un Partido Conservador voraz y mendicante que se acostumbró como los perros a lamer la mano que lo alimenta, en este caso la de Uribe y en el futuro, la de Santos, a quien hay que detener antes de que se apodere de un país donde la ética y la decencia están en un proceso acelerado de desaparición y que Santos llevaría a profundidades insospechadas y escalofriantes. Puede el candidato decir lo que quiera, que el país sabe (amigos y enemigos) que nada puede creérsele.

“Nos queda Mockus como último salvavidas del Titanic: de él esperamos que irrumpa como San Jorge, espada en mano, en el recinto del dragón (hoy la Casa de Nariño) y acabe con la vagabundería y la corrupción que bajan desde allí a todos los recónditos lugares de Colombia: parentelas del narcotráfico, negocios de la familia, compra de colombianos ricos y pobres de los que conforman ese núcleo de compatriotas que se han acostumbrado a pisotear o a ver pisotear las virtudes que antaño caracterizaron el país. Al lado de esto, sus asesores deberán construir y desarrollar un gran programa de gobierno, que está por verse, y ayudarle a escoger un equipo de capaces colaboradores.”

One Comment leave one →
  1. 06/18/2010 10:41 PM

    Respetado Pastor

    Lo admiro por su valentía. Soy Católico Cristiano, pero hoy pude darme cuenta que hay personas como usted muy centradas sobre el panorama político de nuestro hermoso país.

    Saludos

    RODRIGO BEDOYA Z.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: