Skip to content

Hierro Afila Hierro

06/16/2010
Amistad

Amistad

El hierro se afila con el hierro, y el hombre en el trato con el hombre” (Proverbios 27:17 NVI). Otra versión dice: “Para afilar el hierro, la lima; para ser mejor persona, el amigo” (

A veces hasta nuestra forma de comportarnos o de responder a otra persona influye en su carácter; tanto así, que puede hacerle cambiar. Uno podría ser lo más leal del mundo y entregar lo mejor de sí atendiendo, queriendo, ayudando, escuchando, acompañando en todo momento a un(a) amigo(a) sin esperar nada a cambio; tan sólo, que te dejen ser como eres. No hay precio en que veas sus lágrimas caer, y con tus manos secarles aquellas amargas gotas que nacen del corazón. Cuando llegas a ser su consuelo de tal manera que le hablas, la abrazas, le haces reír,..y todo esto por mucho tiempo, es tal el lazo que se teje, que ya no te es indiferente: sus tristezas son tuyas, al igual que sus alegrías. Le preguntas si te quiere; sólo te mira y enmudece. ¿Pero por qué jamás dice lo que siente? Pasa el tiempo, y necesitas que algo te demuestre que no estás sintiendo aprecio por una imagen inexistente, sino por una persona de carne y hueso que razona y tiene sentimientos. Llega el momento en que comienzan a extrañar tu recién pasada manera de ser, incluso necesitada de ti por tanta vivencia amarga y agraz, retorna en búsqueda de lo que antes tuvo y no valoró ni cuidó como se hace con todo lo que es bello y delicado. El momento de reflexionar y lamentar se presenta, pero cuando ya es demasiado tarde. No hay retorno; no hay solución…

¿Valoras lo que tienes? No sea que cuando lo pierdas entiendas que quizás nunca más tendrás oportunidad de recuperarlo o sustituirlo por uno mejor o al menos igual. Nadie puede comprar la felicidad ni el buen trato, ni garantizar que las decisiones futuras sean el camino seguro a ella. No desprecies al que te ama. ¿Cómo sabes si a lo mejor es el regalo de Dios único e irrepetible que aún no has sabido identificar? Y si ahora mismo te expresan su afecto ¿Querrás que con tu actitud inapropiada o indiferente esa persona cambie?

¿Podrás llevar la culpa de haber transformado lo valioso en algo indecoroso para ti? Recuerda siempre que, como quiere decir el proverbio al principio: ….Es la persona la que moldea al amigo, como también el amigo a la persona…

Al transcurrir un tiempo más, después de beber muchas veces la amarga copa de la indiferencia y descuido por parte de quien quieres, desistes de él (ella), dejándole cada vez más de lado. Ya no es lo mismo, porque el amor dentro de ti ha menguado, hasta casi desaparecer. Como cuando dejas de regar una planta, ésta se marchita hasta secarse y morir. El resultado de esto, ya no se es igual; ya no la misma persona agradable, atenta, que quería a pesar de la desazón, con un corazón lleno de sinceridad, dispuesto a todo.

http://www.youtube.com/watch?v=0Zf2LOF28zw

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: