Skip to content

El Milagro de una Vida en Equilibrio 4

08/26/2010
Equilibrio

Equilibrio

LA IGLESIA ESTA INVADIDA POR LOS DESEQUILIBRIOS MUNDANOS. Cada uno de nosotros llega a la iglesia en un estado deplorable de desorden, indisciplina y desequilibrio en diversas áreas de nuestra vida. Si la iglesia local donde nos congregamos no está anclada en la Roca (Jesus y su Palabra), pronto hacemos de ella un campo minado de confusiones, desordenes, indisciplinas y extremismos sectarios y religiosos…Convertimos la casa de Dios en una extensión del “ruido mundanal y una “ampliación de los sistemas de este siglo. Así la sal pierde su sabor, la luz ya no puede brillar y la mezcla es de tal magnitud que se confunden los pilares fundamentales de la claridad y el orden divino (Is.5:18-23). Negamos a Babilonia.

La iglesia, por tanto, va a necesitar ayuda para no apoyarse en brazo de carne; sino en el brazo fuerte de Jehová y la Roca eterna de los siglos (Jer. 17:5) (Is.30:1-3) (2 Cr.32:7-8) (Gn.49:24ss.). Esto que parece tan elemental para la congregación de los que han escapado de la vana manera de vivir heredada de los padres, no lo es en el tiempo en que vivimos. Hoy, mucho de la batalla que debemos librar y de la energía espiritual que necesitamos ejercer es para “violentarnos contra los extremismos sectario / religiosos, y “tirarnos” sólidamente hacia el Eje central de nuestra fe: JESUS, el Ungido y Mesías.

El Unigénito Hijo de Dios y su palabra ungida son la garantía del equilibrio que necesitarmos para el hombre, el mundo y la iglesia. Sólo él ha vivido en completo equilibrio en este mundo, aunque recibió las más feroces oleadas de desestabilización que un ser humano puede enfrentar (Heb.2:18 y 4:15-16). Jesus es el equilibrio verdadero para la vida del hombre. Lejos de él las olas nos derribarán. Viajando con Jesús en la barca, la tormenta y los vientos se calmarán (Mr.4:35- 41). Sólo con Jesús como Guía y Eje de nuestras vidas podremos viajar hacia los diferentes puertos que Dios ha diseñado para cada uno de nosotros (Ef.2:10) (Heb. 12:2).

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: