Skip to content

Donde Congregarme? 4

09/08/2010

Herejias

Hay algunas congregaciones que de entrada intimidan a s  los creyentes con su exagerado enfasis en la Guerra Espiritual. Es claro de paso, no ignoramos la verdad de que “no tenemos guerra contra carne ni sangre sino contra las potestades de las tinieblas…”, pero hay algunos que estan viendo a Satanas y demonios por todas partes.

Quiero decir que en estas congregaciones tanto en las predicaciones como en la vida practica de la iglesia se habla y se interactúa con Satanás más de la cuenta, al punto de que el diablo ocupa un lugar más prominente que  Jesus el Mesias.

¿Cómo enseña el liderazgo que se debe tratar con los ataques de Satanás? ¿Debemos perseguir a Satanás como los americanos cazan a Osama bin Laden, atarlo, darle órdenes, o reprenderlo como con una fórmula mágica? Esto es incorrecto. Los cristianos simplemente debemos resistir al diablo (sometiéndonos a Dios) y éste huirá de nosotros (vease Stg. 4:7; Ef. 6:11s), y, vivir un vida de obediencia a Jesus.

Se le atribuye la responsabilidad a un demonio por todas las obras de la carne y vicios tales como: idolatría, envidia, fornicación, adulterio, contiendas, pleitos, celos, tabaco, alcohol, drogas, pornografía, etc. En otras palabras, ven un demonio detrás de cada mata de hierba.

La Biblia enseña, por el contrario, que todas estas cosas son obras de la carne (Gá. 5:19-21). Además, los cristianos veraces, fidedignos no pueden ser poseídos por demonios (1 Co. 3:16; 1 Jn. 4:4).

La iglesia enseña la doctrina de las maldiciones generacionales (hereditarias o ancestrales). Los predicadores que trafican con las maldiciones generacionales, por lo general están involucrados en la moderna guerra espiritual con la que embaucan a muchos cristianos sin preparación bíblica.

Ellos prometen liberarlo de demonios y romper o cancelar estas maldiciones supuestamente proferidas sobre sus antepasados que han sido transmitidas a través de su árbol genealógico.

One Comment leave one →
  1. 08/04/2011 12:17 PM

    Reflexionemos; Si las maldiciones generacionales fueran una realidad, no cree usted que Dios habría dado las debidas instrucciones en las escrituras respecto a cómo tratar este problema. Además no hay evidencia en la historia de la iglesia cristiana sobre este tema, los apóstoles ni los padres de la iglesia, ni siquiera los líderes de la reforma los mencionan.

    Así que como es posible que la biblia ni los principales líderes de la iglesia por más de 1500 años no hayan mencionado tan importante tema para el crecimiento y éxito de los cristianos.

    Este disparate niega la suficiencia de las Escrituras, añadiéndole rituales y formulas generadas por el hombre (2 Timoteo 3:15-17, 2 Pedro 1:3-8) además niega la perfecta obra de Cristo en la cruz y niega la enseñanza bíblica de la responsabilidad personal, rehusando a aceptar responsabilidad por nuestros propias faltas y pecados. Negando a aceptar la verdad bíblica de somos tentados de nuestra propia concupiscencia y ni aun el diablo puede obligarnos a pecar (Santiago 1:4)

    corivera.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: