Skip to content

Los Galatas Modernos

10/14/2010
Israel Images

Damasco

Entre las muchas corrientes sensacionalistas que amenazan al cristianismo bíblico, la más dominante y que cada vez toma más fuerza, es la corriente mesiánica judaica, o lo que denominaremos, “el espíritu de los gálatas”.
En los últimos 140 años muchas iglesias han tratado de adoptar en sus esquemas litúrgicos, principios y valores del Antiguo Testamento como modelo en su quehacer diario, sobreponiendo la ley y las ceremonias, a la gracia y la fe salvadora. No cabe la menor duda, que las influencias judaicas han estado presentes en todo el contexto bíblico a través de todas las generaciones, existiendo pugnas entre judaísmo y cristianismo.

¿Buscando nuestras raíces?
Estamos asistiendo a la moda de ver cómo se imponen las prácticas judías en el culto cristiano: danza, música, vestuario, celebraciones de festividades, observaciones rituales, etc. Esto se hace patente en los cristianos evangélicos que buscan por algunos medios sus “raíces judías”, analizando los apellidos y tratando de buscar su genealogía. Esto lo llevan a actitudes incoherentes, como cambiarse el nombre original por uno judío, mientras que otros, los más listos, hacen con ellos negocios ofreciéndoles fórmulas para investigar su origen judío.
No podemos negar el hecho histórico de que muchos judíos que vivieron en España durante la persecución de los reyes católicos, tuvieron que irse o cambiarse el nombre para hacerse aparentemente cristianos y “salvar el pellejo”. A éstos se les consideraba, en términos despectivos, “judíos marranos”. Puede haber entre los hispanoamericanos algunos que sean “sefarditas”, pero muchos no “sefarditas” se están volviendo de la gracia salvadora, a la ley condenatoria, y quieren ser más israelitas que los israelitas.

Conocí a un cristiano llamado Enrique, que de pronto se cambió el nombre, ahora es Absalon Ben. Ya no viste como antes, ahora se ha puesto una “Kipa”, y sólo habla del pueblo escogido, Israel, y promueve entre los hermanos las celebraciones de las fiestas judías, tratando incluso de restaurar el “Shabbat”, la fiesta de la pascua y la de los tabernáculos, etc. El pobre se ha hecho tan judío, que ha olvidado su origen indigena.

Tomado parcialmente del libro “Los Galatas del Tercer Milenio” de Mario E. Fumero). Continuara

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: