Skip to content

Reconciliacion

12/26/2010

“Airaos, pero no pequéis no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar la diablo”(Efesios 4:26,27)

La Biblia tiene hermosos relatos sobre la reconciliación humana. En el Antiguo Testamento quizá la más vívida de esas historias es el reencuentro de dos hermanos: Esaú y Jacob. En el Nuevo Testamento una de las cumbres de la reconciliación la encontramos en aquel interminable abrazo entre el padre amante y el hijo pródigo.
La falta de reconciliación entre los hombres, y aun entre los hermanos, es uno de los daños más grandes que podemos causarle a la obra de Dios. Muchos hombres y mujeres de fe  han llevado por años la pesada carga de enemistades, resentimientos y rencores. Siempre hay tiempo de quitarse esa carga.
Filemón era un rico ciudadano de Colosas al que Pablo convirtió a la fe cristiana después de uno de sus viajes misioneros. Onésimo, esclavo de Filemón, había huido de su amo y para escapar de su castigo se había refugiado en Roma. Allí conoció a Jesucristo por intermedio de Pablo, quien después de bautizarlo lo devolvió a su amo con una breve carta de recomendación, la cual es todo un modelo de reconciliación.

Clamo al Eterno porque al empezar esta nueva decada experimentemos y ejercitemos el tiempo de la reconciliacion.

Oremos:
“Señor, ayúdanos durante este nuevo tiempo, a dejar la carga de nuestras enemistades al pie de la cruz donde murio el Santo de Israel y a buscar reconciliación entre nosotros”.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: