Skip to content

Oracion por Sanidad

05/25/2011

Sanidad del Alma y del Cuerpo

Oracion

4 Ciertamente él cargó con nuestras enfermedades y soportó nuestros dolores, pero nosotros lo consideramos herido, 
      golpeado por Dios, y humillado. 5 Él fue traspasado por nuestras rebeliones, 
      y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra *paz, 
      y gracias a sus heridas fuimos sanados. (Isaias 53:4,5 NIV)

Una de las principales preguntas que se hacen los creyentes hoy en día es:

¿Es la voluntad de Dios sanar?

¡Con toda seguridad SÍ!

Según este pasaje que acabamos de leer, Dios trato con la enfermedad y las dolencias en la gran obra que Jesús realizo en la cruz por nosotros.

No dice que PUEDE que seamos sanados, en algún momento, algún día, en el futuro, ¡NO!

La Biblia dice que ya fuimos sanados, es tiempo pasado y esto significa que la sanidad es una REALIDAD ahora mismo. La Palabra de Dios establece lo que ya fuimos hechos, él dice: “Ustedes fueron sanados”, eso es tiempo pasado y no futuro

En Mateo 8:16,17 dice: “Y cuando llegoo la noche, trajeron a los muchos endemoniados; y con la Palabra echo fuera a los demonios, y sano a todos los enfermos para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: “El mismo tomo nuestras enfermedades, y llevo nuestras dolencias”

También en 1 Pedro 2:24 la Palabra nos señala: “…quien llevo el mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros estando muertos, vivamos a la justicia, y por cuya herida fuisteis sanados”

Jesús estaba cumpliendo la profecía en Isaías “Por su llaga fuimos nosotros curados”. De acuerdo a la Palabra de Dios, Jesús no solo murió y resucito por nuestros pecados, sino que el también murió y resucitó por nuestras enfermedades y dolencias; la sanidad nos pertenece así como nos pertenece la SALVACIÓN.

En el Salmo 103:3 dice que “… Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias…”. Esa es la voluntad de Dios: sanidad para todas tus dolencias.

La razón por la cual muchos creyentes no están recibiendo lo mejor del cielo es esta:

Mire en Santiago 1:6,7: “Pero pida con FE no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar que  es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra”

No piense pues quien haga tal cosa, que recibirá nada del Señor. El hombre y la mujer de doble animo es inconstante en todos sus caminos.

Esto significa que hay muchos creyentes que están en mitad de fe y la otra mitad fuera de fe, para decirlo de algún modo.

(Continuara… Segunda Parte)

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: