Skip to content

Origen del Arbol de “navidad”

12/11/2011

Mes del Arbol

El Árbol de navidad, o el árbol de pascua, este también tiene origen pagano.
Recordaremos que según el libro del Génesis, Nimrod era un cazador delante de Elohim, es decir, un hombre conquistador, el primer tirano de la historia de la humanidad y el creador de las grandes ciudades de Babilonia y Ninive. La historia pagana Babilonica, cuenta que Nimrod tenia un gran imperio junto a su mujer Semiramis. Cuando Nimrod muere, esta mujer ordena a todo su imperio a adorar al hijo que venia en camino,  según el cual y la creencia pagana, era el mismo Nimrod encarnado. El hijo que le nace a Semiramis, es Tamuz, al que, las culturas adoraron desde tiempos babilónicos, lo llamaban el hijo del “dios” Nimrod. Es en babilonia, donde por primera vez, se levanta como adoración al “dios” falso Tamuz, un árbol de nacimiento, el cual supuestamente al prenderle fuegos(luces) realizaba milagros. Esta creencia pagana, fue cambiando de cultura en cultura, cambiaban los nombres de los dioses, pero el sistema idolátrico era el mismo. Así llegamos, al árbol de Navidad. Curiosamente, el árbol de Navidad entre comillas “heredado de la fe Yeshua”también pretende adorar o celebrar el nacimiento de un “dios”, ¿pero que dios? Lógicamente, no es el Mesías Yeshua, sino el nacimiento de un falso Mesías, el Jesús Romano, influenciado por las filosofías grecorromanas.

La Biblia condena esta idolatría:

“Oíd la palabra que ha hablado YHWH acerca de vosotros, oh casa de Israel. Así ha dicho YHWH: “No aprendáis el camino de las naciones, ni tengáis temor de las señales del cielo, aunque las naciones las teman. Porque las costumbres de los pueblos son vanidad: Cortan un árbol del bosque, y las manos del escultor lo labran con la azuela. Lo adornan con plata y oro; lo afirman con clavos y martillo para que no se tambalee. Son como un espantapájaros en un huerto de pepinos. No hablan; son llevados, porque no pueden dar un paso. No tengáis temor de ellos, porque no pueden hacer daño ni tampoco tienen poder para hacer bien.” (Jeremías 10:1)

Las naciones paganas estaban acostumbradas a la adoración de los árboles tal como lo dice este texto, donde Elohim le ordena a su pueblo a no mezclarse con estas practicas, que nada tienen que ver con su palabra. En nuestro caso, como creyentes y miembros del Pueblo de YHWH, el Israel de Elohim, debemos abandonar toda costumbre y práctica, que no provenga desde las escrituras, y así alejarnos de toda idolatría abominable ante el Creador.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: