Skip to content

La Obediencia 5

05/14/2012

Nuestro texto referencial esta en Mateo 21 del 28 al 32, denominado la Parabola de los Dos hermanos

El Espíritu Santo produce en nosotros la necesidad de obedecer al Señor nuestro Salvador, pues segun  Filipenses 2:13: “Porque Dios es el que en vosotros produce asi el querer como el hacer, por su buena voluntad.”

Por lo tanto, un verdadero creyente tiene la necesidad y el deseo de obedecer a Dios. Tenemos que reconocer que cuando no estamos bajo el control del Espíritu Santo, nuestra carne nos demandará satisfacerla y por lo mismo, nos llevara a la desobediencia y al pecado contra Dios.

Dado que la obediencia es un fruto espiritual, podemos concluir que es perfectamente posible obedecer al Señor, pero en la practica, los que son presa de Satanás, encuentran los siguientes estorbos a la acción de la obediencia, es decir entran en abierta DESOBEDIENCIA.

ESTORBOS A LA OBEDIENCIA.

Veamos tres pasajes de la Escritura donde observamos NUEVE estorbos de la carne al acto de obedecer; la identificación personal de ellos en nosotros y LA CONFESIÓN INMEDIATA(hay mucha gente que saben cuales son, sin embargo insisten en vivir en desobediencia y a la vez estorbando el buen desarrollo de la obra del Señor) delante de Dios y el correspondiente perdón y limpieza por parte de Él, nos llevara al camino de la verdadera obediencia.

Mire en Isaías 1:16-20.

El pecado en general. El pecado de hecho es cualquier desobediencia a la voluntad de Dios, adicionalmente, al estar en el ámbito de la carne, ningún sometimiento a la voluntad de Dios se puede calificar como la obediencia bíblica, hasta que no se confiese el pecado, esta supuesta “obediencia” son simples obras que no son aceptadas ni bendecidas por Dios. Cuando se esta en desobediencia, se esta en pecado y esto induce a la persona, a la iglesia, a incurrir como mínimo en una cadena de pecados, que causan mucho daño al hombre en si y subsecuentemente a las congregaciones, pues la obra se estanca, se retraza, o se muere. Tenemos como ejemplo la cadena de pecados cometida por el rey David que al cometer el pecado de lascivia con Betsabe, se añadieron el de fornicacion, la mentira, la hipocresía y el asesinato. En nuestro iglesias hay de todo esto y más.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: